PRONUNCIAMIENTO DE AGALEP SOBRE DISPOSICIÓN DE DIGESA
PRONUNCIAMIENTO DE AGALEP SOBRE DISPOSICIÓN DE DIGESA
Mié, 12/07/2017

COMUNICADO

 

La Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú manifiesta su desacuerdo con la disposición de las autoridades sanitarias del país de permitir nuevamente la comercialización de la mezcla Pura Vida. 
 
Este hecho demuestra nuevamente el gran poder de la industria, que es capaz de imponer sus intereses económicos por encima del bienestar de los más desfavorecidos.
 
Con mezclas como Pura Vida, los niños que deben consumir 3 vasos de leche al día, según la industria, están consumiendo realmente 1.8 vasos, puesto que Pura Vida es leche solo al 60%, según la misma industria. Así, sería necesario comprar más latas del producto para compensar el 40% de leche que falta. De esta manera, un producto que, según la industria ayuda a las personas más desfavorecidas, no hace otra cosa que ir en detrimento de su propia economía y a favor de las utilidades de la industria. 
 
Al respecto de la calidad nutricional, la industria tampoco ha dejado en claro cuál es la cantidad de leche en polvo que contiene la mezcla Pura Vida, con lo que no se puede conocer en qué medida se desmerece su calidad nutricional debido a los golpes térmicos por los que pasa. Como se sabe, la cantidad de leche en polvo que se use determinará cuánta carragenina, lecitina de soya, maltodextrina y saborizantes se necesitarán para que esta mezcla sea estable. 
 
El pasado 15 de junio, el Pleno del Congreso de la República aprobó la autógrafa que asegura la calidad de la leche en el Perú. Hasta la fecha el Ejecutivo aún no la promulga. AGALEP, en representación de los 450 mil establos lecheros de todo el país, invoca al Presidente Pedro Pablo Kuczynski a no dejarse presionar por los argumentos sin sustento de la industria, que sabemos ha logrado llegar a varios Ministerios y, como ya se ha visto, a DIGESA. 
 
Por otro lado, agradecemos las palabras de la señora Keiko Fujimori, quien ayer, tras su conversación con el Presidente de la república, catalogó como CORRUPCIÓN las mezclas que viene haciendo la industria, demostrando su preocupación por la salud de los consumidores y su mano firme ante la presión de intereses económicos.